Autopublicación, Consejos para escritores

¿Cómo distribuir tu libro?

Los escritores autopublicados nos encontramos con muchos obstáculos a la hora de dar a conocer nuestra obra.

El principal problema que surge una vez tienes tu novela terminada y quieres que la gente la compre es que no puedes acceder fácilmente a librerías de gran renombre como Fnac, Casa del libro o El Corte Inglés.

Estas grandes tiendas trabajan básicamente con los catálogos de los distribuidores, los cuales a su vez trabajan con las editoriales. Así que, a no ser que tengas contactos a alto nivel, vas a necesitar el apoyo de una editorial (aunque sea una pequeña), para poder poner tu libro en las estanterías de los grandes vendedores.

Pero, ¡no te desanimes!

Hay otras formas de llegar a tus lectores y, por suerte, gracias a Internet, cada vez las posibilidades son mayores y estamos todos mucho más concetados los unos con los otros. Así que, con un buen trabajo de promoción en tus redes sociales, hay varias alternativas para distribuir tu libro que pueden ser igual o más efectivas que las tradicionales.

Recorre las librerías de tu barrio

Es la forma tradicional de vender libros. Como se hacía antes.

¿Sabes la típica “librería-papelería” donde toda la vida has comprado los bolis, carpetas y material de oficina de todo tipo?

Seguro que en el barrio en el que vives hay unas cuantas de ésas, en las que, por cierto, hay mucha gente que sigue comprando libros, ya que el librero se los recomienda porque conoce sus gustos de siempre. Y es posible que tú mismo hayas comprado libros más de una vez allí y te tengan visto.

Sólo tienes que coger un par o tres copias de tu novela y dejárselas “en depósito”. La mayoría de ellos estarán encantados de  recomendar tu libro a sus clientes (ahí ya depende de cómo les vendas tu producto para motivarles).

La ventaja en este caso es que podrás cumplir tu sueño de que tu novela esté expuesta en el escaparate de una librería (aunque sea una pequeña), nada más recibir tus copias de la imprenta.

La parte mala es que las librerías suelen quedarse entre un 30% y 40% de l precio de venta del libro y, teniendo en cuenta el desembolso inicial que harás tú con la impresión, el beneficio es reducido.

Crea tu propio punto de venta

Ésta es la opción más sencilla y rápida.

Crea tu propia web o blog y habilita un espacio en el que la gente pueda comprar tu novela (aquí te dejo el mío como ejemplo). Sólo tienes que configurar un botón de PayPal, una dirección de correo electrónico y ya estás listo para recibir pedidos.

Si en un futuro tienes más obras disponibles y decides añadir también artículos de merchandising relacionados con ellas, es posible que te sea más fácil gestionar tus ventas a través de un gestor de tienda virtual. Hay infinidad de plataformas que te ofrecen este servicio: WordPress, Shopify, Jimdo, o las propias plataformas de hosting en las que puedes alojar tu página.

Lo bueno de esta forma de distribución es  que podrás mandar los libros dedicados de tu puño y letra, gestionar tus ventas, controlar tu stock y en poco tiempo tendrás ganancias.

Lo malo es que te hartarás de ir a correos a llevar paquetes, controlar envíos y que, evidentemente, habrás tenido que aportar una buena suma para imprimir los ejemplares que tienes a la venta.

Vende online a través de terceros

Esta es la manera que en estos momentos está teniendo más crecimiento entre los escritores autopublicados.

Existen multitud de empresas que te ofrecen la gestión completa de tu obra a través de su propia plataforma de venta online. Tú sólo tienes que subir el archivo a través de su propio programa, aportar toda la información y ellos se encargan de gestionar la venta con el cliente, imprimir el libro bajo demanda (o enviar el archivo si se trata de un ebook) y enviarlo.

La plataforma de venta online más conocida y con una tasa de crecimiento más elevada en el mercado editorial es Amazon.

Pros: No tienes que hacer ninguna inversión, sólo subes el archivo y ellos se encargan del resto. Y, además, las empresas como Amazon tienen una solidez contrastada en el mercado que te ayudará a que tu promoción tenga mejores resultados.

Contras: Sólo recibes un porcentaje de la venta, que varía en función del precio que le pongas al libro. En el caso del libro físico, es posible que tengas que subir un poco el precio de venta, ya que los costes de impresión son variables en función del número de páginas, tipo de cubierta, etc.

¿Cuál es la mejor elección?

Esto ya dependerá de varios factores en el momento en el que hayas acabado tu novela:

  • Si quieres ahorrar tiempo y dinero al principio, lo mejor es que optes por la opción de impresión bajo demanda a través de plataformas online.
  • Si prefieres ver tu libro físicamente en tus manos y te apetece hacer presentaciones para tu familia, amigos y conocidos y puedes permitirte una pequeña inversión, puedes escoger el camino tradicional.
  • Si quieres darlo todo y estar en todas partes, para llegar a todo tipo de lectores, utiliza todas las formas de distribución al mismo tiempo.

 

Cada autor tiene sus preferencias y sus medios.

Si, a parte de las formas de distribución de las que hemos hablado, conoces alguna otra, por favor no dudes en comentarlo más abajo para que el resto de escritores puedan tener más opciones.

Depende de ti, entonces… ¿cuál crees que es la mejor forma de que tu libro llegue a tus lectores?

2 Comments

  • Reply

    Carlota

    13 Febrero, 2017

    Me acaba de venir a la mente un movimiento que consiste en dejar libros “escondidos” por las ciudades, pero claro, eso no da money… Lo que mola es ir a por todas pero claro, si te sobra el dinero genial, sino es más difícil.
    Me parece genial que expliques todas estas opciones porque a veces te ofuscas y no ves todas las opciones o te intentan vender la moto y eso no mola.

    Un beso!

    • Reply

      Dianna M. Marquès

      14 Febrero, 2017

      Sí, es un movimiento chulisimo y muchas veces yo misma he pensado en dejar alguno de los mios, toda publicidad es buena y aunque sea gratis, es promoción 😉

Deja un comentario